Sort results by
Sort results by

Re-pensando nuestras operaciones

Paneles solares en la campo

Lograr cero emisiones netas implicará grandes cambios en la forma en que hacemos nuestros productos.​

Cambiaremos a un 100% de electricidad renovable en nuestras instalaciones para 2025, invertiremos en medidas de eficiencia energética para reducir la cantidad total de energía que utilizamos y cambiaremos a combustibles renovables para la calefacción térmica u otros procesos.​

Una parte clave de nuestra ambición para 2050 depende de la creación de una red logística más limpia y eficiente. Estamos optimizando las rutas, llenando los vehículos de manera más eficiente y trabajando con los proveedores de logística para cambiar a combustibles de baja emisión. Estos incluyen la electricidad verde, el hidrógeno verde y los biocombustibles hechos a partir de residuos en lugar de cultivos vírgenes.​

También utilizaremos más opciones de transporte ferroviario e intermodal, y nuestros almacenes están minimizando el consumo de energía, cambiando a electricidad renovable y reduciendo los residuos.​

Pasar a un 100% de electricidad renovable para 2025​

Aumentaremos la proporción de electricidad renovable que utilizamos mediante acuerdos de compra de energía, tarifas verdes, certificados de energía renovable y producción in situ para alcanzar el 100% de electricidad renovable para 2025.​​

Además de las formas establecidas de electricidad renovable, como la eólica y la solar, también trabajaremos con los proveedores para aumentar la disponibilidad de la energía térmica renovable generada a partir de fuentes como el biogás y la biomasa, para 2030.

Cambiar la flota mundial de vehículos propios o contratados por opciones de emisiones más bajas para 2022​

En nuestras propias operaciones, cambiaremos nuestra flota global de vehículos a opciones de emisiones más bajas para 2022 y compensaremos cualquier emisión restante. Inicialmente reduciremos las emisiones cambiando a vehículos que se adhieran a los estandards de emisiones EURO V y VI.​

En asociación con nuestros proveedores de logística, dejaremos de utilizar combustibles fósiles para utilizar combustibles con emisiones más bajas o nulas. Entre ellos se incluyen los vehículos impulsados por hidrógeno, electricidad y biocombustibles, en los que estos combustibles no se han producido en competencia con los cultivos alimentarios.

Mantener y mejorar la eficiencia operacional​

Las inversiones en tecnología de la información nos permitirán cargar los vehículos y planificar los viajes de manera más eficiente. Esto ayuda a evitar kilómetros vacíos conectando el transporte de entrada y salida, reduciendo aún más las emisiones.​​

Necesitamos utilizar los modos de transporte de forma inteligente, como por ejemplo cambiar a rutas de transporte intermodal de menor emisión como el ferrocarril y el transporte marítimo. Esto también significa minimizar el transporte aéreo de mercancías en la medida de lo posible.​

Nuestro programa de centro de transporte de logística ajustada (T-Hub) desempeñará un papel importante a corto y medio plazo.​

El programa creará 19 oficinas a nivel regional y local, y centralizará la gestión y coordinación del transporte, utilizando herramientas de visibilidad en tiempo real y análisis avanzados para permitir la gestión proactiva de los movimientos de mercancías y la optimización de los vehículos. Para 2022, T-Hubs será responsable del 80% de nuestro gasto total en transporte.​